Cuando juzgamos o condenamos a algún  miembro de la familia, estamos quitandole el derecho a la pertenencia y esto va encontra del derecho natural de cada persona de pertenecer por nacimiento a una familia. Muchas veces no entendemos el por qué del comportamiento de alguien  pero eso no significa que tengamos que condenarlas. Todo tiene una razón que muchas veces no es alcanzable a nuestra comprensión, por ello no podemos excluir a lo que por naturaleza corresponde. De tal manera el excluido siempre estará presente aunque aparententemente olvidado. y su presencia se manifestará hasta que no sea restablecido por algún miembro de la familia aunque sea en generaciones posteriores.

Asi como todos los miembros de una empresa o equipo pertenecen a ella por igual, cumpliendo cada uno sus funciones. Si alguién es excluido o despedido de manera injusta habrá otros que se identificaran con el o ella y la eficiencia del equipo puede verse afectada mientras no sea restablecido el perjuicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>